Banasa y Naciones Unidas exploran alianzas para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

BANASA Y NACIONES UNIDAS EXPLORAN ALIANZAS PARA EL LOGRO DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

Ocós, San Marcos, junio de 2012. El estudio más reciente del tema de salud realizado en la zona del trifinio sureste de Guatemala por la Universidad de Colorado, «Necesidades de Salud y Desarrollo Humano en el Trifinio Sur-oeste de Guatemala» (Dr. Stephen Berman y Dr. Edwin J. Asturias, septiembre de 2011), reveló que las madres de familia sufren de inseguridad alimentaria, lo cual se ve reflejado en la salud de los niños.

La semana pasada, una delegación de altos funcionarios del Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala visitó las operaciones de Banasa para conocer y observar los programas que llevan a cabo para combatir este problema y unirse para ayudar a contribuir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, especialmente para reducir la mortalidad de los niños y mejorar la salud materna en el área del trifinio suroeste de Guatemala.

«Este es un primer paso para avanzar en una alianza, a partir de una iniciativa del sector privado y las Naciones Unidas, la cual consideramos tiene amplias potencialidades de crecer», indicó Ernesto Sinópoli, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura -FAO-.
«Es importante los esfuerzos que el sector privado realiza y su interés por reducir los índices de desnutrición que afectan a las comunidades más pobres», expresó el analista de comunicaciones de la Oficina del Coordinador Residente del SNU en Guatemala, Héctor Morales.

Por su parte, Bernardo Roehrs, Director Corporativo de Banasa, dijo estar satisfecho por las contribuciones que la empresa está haciendo: «Estamos convencidos que el compromiso nuestro va más allá de lo que indican los convenios internacionales, creemos que la alianza con el Sistema de las Naciones Unidas y las políticas nacionales pueden cambiar la situación de las familias en la zona», expresó Roehrs.

Durante la visita se presenció una capacitación del Programa Familias Felices que lleva a cabo Banasa con madres familiares de sus colaboradores, y se sostuvo una reunión con la Asociación del Trifinio Suroccidental -ASODITSO-, la cual representa a más de 15 comunidades del área, en donde se dieron a conocer las principales necesidades de la zona y los distintos programas de responsabilidad social empresarial que está desarrollando Banasa, para apoyar a las comunidades en temas de salud, educación y desastres naturales.

Magaly Cifuentes, Madre monitora de Familias Felices, de Chiquirines, comentó a las autoridades que la visitaron: «Estoy muy agradecida con la empresa porque nos ha traído el desarrollo a la comunidad».
El trifinio suroccidental de Guatemala, por ser el punto en donde se unen los departamentos de San Marcos, Retalhuleu y Quetzaltenango, ha sido de alguna manera, abandonado por las autoridades gubernamentales y como consecuencia, la población que ahí habita ha sido afectada fuertemente por el tema de desnutrición debido a la falta de servicios básicos y educación que hay en la zona, en donde hay un 42% prevalencia de diarrea y un 58% de niños con enfermedades respiratorias en las últimas 2 semanas antes de que fueron entrevistadas.

Banasa emplea a más de 3.500 colaboradores directos y 10.000 indirectos, con los más de 100 proveedores que cuenta en su cadena productiva de valor, en la cual se apoya a los pequeños y medianos proveedores, dándoles trabajo durante todo el año.

Dentro de los programas que contribuyen a disminuir los índices de desnutrición, pobreza y falta de educación en el área donde está ubicada la empresa, Banasa lleva a cabo el programa -Familias Felices-, que ha beneficiado a 400 madres, 500 niños y alrededor de 4,000 personas de las comunidades cercanas a la empresa.

Banasa se ha convertido en la primera empresa a nivel nacional que paga el salario mínimo Vital -Living Wage- y así promover el bienestar de sus trabajadores y familias. En Educación, cuenta con una escuela privada para los hijos de sus colaboradores con el objetivo de darles una mejor educación y la oportunidad de trabajar con la empresa en el futuro.

«En Banasa implementamos buenas prácticas ambientales y tenemos certificaciones con estándares mundiales que mejoran la cadena de suministros y cuidan el medio ambiente: todas nuestras fincas de banano están certificadas Global Gap y Rainforest Alliance -RAC-. Somos la primera compañía de banano certificada en la región con Business Alliance for Secure Commerce», indicó Roehrs.

«Estamos en el proceso de creación de un Centro de Desarrollo Humano que otorgue oportunidades de desarrollo integral a personas, familias y comunidades de escasos recursos ubicadas en el trifinio suroeste del país, con servicios de salud, educación y recreación, con el cual podemos beneficiar a toda la zona del trifinio», concluyó el directivo.

La zona del trifinio suroccidente necesita atención por parte de las autoridades en educación y proyectos de desarrollo comunitario que puedan beneficiar a más de 23 mil personas de más de 20 comunidades (4,406 hogares), en donde la prevalencia de analfabetismo es del 26%, y el 27% de la población cuenta con agua potable y solo el 1% con drenajes adecuados.

Con la visita del los funcionarios del SNU se logró coordinar una próxima reunión de los líderes de la ASODITSO con el Representante de la FAO en Guatemala, para hablar de posibles proyectos de desarrollo en la zona , con el involucramiento de autoridades para mejorar el índice de Desarrollo Humano de esta región (promedio municipal de 0.45 frente al nacional 0.70) y explorar alianzas para desarrollar proyectos que beneficien a las comunidades.

Ver fotos: http://www.flickr.com/photos/69156006@N05/